Presentación general

La misión de la OHADA: Armonización en África del Derecho Mercantil con el fin de garantizar, a nivel de sus Estados miembros, una seguridad jurídica y judicial para los inversores y las empresas.

La Organización para la Armonización en África del Derecho Mercantil (OHADA) fue creada por el Tratado relativo a la Armonización del Derecho Mercantil en África, firmado el 17 de octubre de 1993 en Port Louis y revisado en Quebec, Canadá, el 17 de octubre de 2008.

Hasta la fecha, diecisiete (17) Estados son miembros de la Organización para la Armonización en África del Derecho Mercantil: Benín, Burkina Faso, Camerún, Chad, Costa de Marfil, Congo, Comoras, Gabón, Guinea, Guinea Ecuatorial, Guinea-Bissau, Malí, Níger, República Centroafricana, República Democrática de Congo (RDC), Senegal y Togo. El objetivo principal del presente Tratado es remediar la inseguridad jurídica y judicial existente en los Estados Parte.

Y es innegable que la balcanización jurídica y la inseguridad judicial constituían un obstáculo real para el desarrollo económico. Por lo tanto, la armonización del derecho económico y la mejora del funcionamiento de los sistemas judiciales en nuestros países se consideraron necesarias para restablecer la confianza de los inversores, facilitar el comercio entre países y desarrollar un sector privado eficiente.

La mundialización de la economía exige la armonización de los derechos y de las prácticas del derecho. Esta exigencia constituye para los países en desarrollo como los nuestros, una prioridad para crear las condiciones favorables a la instauración de un espacio de seguridad jurídica y judicial fundamental para drenaf

flujos importantes de inversiones, porque invertir ya es en sí mismo un riesgo, aunque esté calculado; si se duplica este primer riesgo ineludible con el de un sistema jurídico fluctuante, ondulado y elusivo, no habrá muchas oportunidades para atraer a los inversores.

Veintidós años después de la creación de esta organización, constituye una inmensa obra de unificación del derecho a nivel material y territorial. Por ello, constituye un cortafuegos para la fragmentación del derecho mercantil, el aislamiento de los Estados Parte y la realización de un espacio jurídico integrado propicio para generar un espacio económico viable y vivo. De este modo, puede servir de modelo en África y más allá, ya que los países del Caribe ya han puesto en marcha un proyecto comparable.

Publicaciones más recientes